GR10 en Madrid. De La Cabrera a Manzanares el Real. La ruta del granito y las piedras imposibles.

Duracion GR-109,5Horas.  35,7 Kms
Dificultad GR-10 Alta debido a su larga duración, al final se hace dura
Señalización GR-10Buena señalización. OJO ya que en el tramo final hay que tomar la Cañada Real y es fácil pasarla de largo.

cloudCualquiera.  Nosotros la hemos hecho el 8 de Diciembre de 2.013

Interes Gr-10Media. Muy interesante todas las formaciones graníticas de La Cabrera y de La Pedriza
Mapa Gr10Mapa de la Ruta y Zona
LA RUTA

Llegamos a las 8.45 de la mañana a La Cabrera. Estamos encantados de realizar una nueva ruta de la Gr 10 en Madrid. Nos ha traído hasta aquí Alcibiades Castillo, compañero de fatigas en multitud de ocasiones, que luego se vuelve para Madrid. Hoy se viene también conmigo a caminar Pablo, gran amigo y aventurero empedernido. Le gusta mas ir en bici, pero hoy la ha cambiado por las botas.

Salimos de La Cabrera a las 9 am, después de tomar café, en dirección al Convento de San Antonio, desde la misma plaza de la Iglesia. No tiene pérdida. El día es espectacular; un cielo muy soleado y desprovisto de nubes, con el fresquito propio del otoño. Mejor imposible. Desde la misma salida tenemos a nuestra derecha la Sierra de La Cabrera, con sus impresionantes riscos y formaciones graníticas imposibles. Avanzamos por un Via Crucis que va hacia el Convento, estratégicamente situado en lo alto de una loma, y al cual llegamos pasados unos 20 minutos de la salida. A partir de aquí comienza el camino de tierra que sale a mano izquierda, bien indicado con señales bastante recientes.  Toda la ruta está en general muy bien indicada.

La subida es fuerte hacia Valdemanco. Pasamos por las formaciones graníticas en plena ascensión. Nos encontramos con una enorme roca que se asemeja a un cachalote. A las 10.10 llegamos a Valdemanco, después de bajar una loma en pendiente media. Atravesamos el pueblo, aunque realmente no es necesario, ya  hay que tomar el camino que lo por la parte norte, pegado a la sierra.

Vamos  ya rumbo Bustarviejo por un camino antiguo, muy bonito, entre vallas de piedra. Ahora se vuelve a subir. A nuestra derecha el pico Regajo. A las 10.40 alcanzamos el collado y ya se divisa Bustarviejo al fondo en el valle, con la Peña Albardilla dominándo el paisaje. 

Llegamos a Bustarviejo a las 11.15. Entramos en el pueblo, muy agradable. Vamos hacia la plaza de la Iglesia, que es muy bonita, a dos aguas, con una torre central que antaño debió ser fortaleza. Bocata, cocacola y café y seguimos camino. Hay que bajar  hacia la quebrada y enseguida retomamos la ruta de la GR-10. El camino es ancho y suave, discurre entre pinares. Estamos a punto de llegar al punto mas alto de la etapa, unos 1.290m. No nos podemos entretener mucho porque la etapa es larga y queda todavía mucho.

En el punto mas alto, OJO, tomar a mano izquierda y no cruzar la carretera que va a Miraflores. El camino es por la izquierda pegado al pico Cabeza Arcón. La bajada es fuerte y larga hacia Miraflores. El camino es muy agradable, con el valle a nuestra mano derecha y el pinar a la izquierda. Vamos por la Cañada Real Segoviana, bajando ahora más suavemente y poco a poco vamos llegando al nivel del valle del Bustarviejo.

La Cotilleja y toda su cuerda protege e impide ver el pueblo de Miraflores. De nuevo nos pasan a toda velocidad las motitos de rigor. ¡Con lo tranquilos que estábamos! Ruido, polvo… en fin, un desastre, y  ya podemos estar seguros de que no veremos ningún tipo de animal hasta dentro de un buen rato.

A las 13 horas paramos en un risco con unas preciosas vistas y reponemos fuerzas. Chipirones en su tinta Cuca (por supuesto), aceitunas de Jaén, bocata y mandarinas y seguimos camino que vamos ya justitos de tiempo. Grandes robledales, jarales nos acompañan en este tramo. Al fondo se divisa un enorme acueducto, utilizado por la antigua línea férrea. Bajamos al río y lo cruzamos por un puente en muy mal estado, pues sólo le quedan las vigas.

Después de pasar unas urbanizaciones llegamos a las 14 horas  a Miraflores en plena ruta GR 10. La ancha pista bordea el pueblo por la parte inferior, sin llegar a entrar en él. Nosotros entramos (o más bien subimos) a llenar cantimploras y picar algo, todavía seguimos con hambre. La subida al pueblo es dura y nos deja tocados.

Finalmente nos vemos recompensados al entrar en un bar con terraza (que no recuerdo su nombre: investigar) y  en el que descansamos y comemos un bocado reparador. Disfrutamos del solecillo y del ambiente dominguero y retomamos la GR10 de nuevo, en la parte baja del pueblo, no tiene perdida. Son las 14.45. Ya vamos un poco tocados y queda un buen trecho todavía.

Son la 15.20 y nos vamos acercando hacia la altura de Soto del Real. Seguimos por La Cañada Real. Robledos y fincas ganaderas. Ya se divisa La Najarra al fondo, que da entrada a las moles de La Pedriza.

Seguimos bajando hacia Soto del Real por la Gr10. El camino es antiguo, muy bonito. Hay varias hípicas y fincas de caballos. Ya divisamos el Collado Ventana, en plena Pedriza. También el embalse de Santillana. El sol ya está cayendo y hace brillar sus aguas. Vamos justitos de tiempo si no queremos que se nos haga de noche. La Pedriza, con el Yelmo brillando por los últimos rayos de sol está cada vez más cerca. Estamos realmente cansado pero apretamos el paso.

Nos hemos equivocado y hemos abandonado La Cañada Real sin darnos cuenta, ya no podemos dar marcha atrás. OJO, hay que ir con cuidado ya que no está bien señalizada la desviación hacia la Cañada, que tiene que ser a la derecha. El camino es bueno y por eso nos ha engañado. En algún momento, antes de tomar a la izquierda en dirección al embalse de Santillana tiene que haber una desviación a la derecha.

Seguimos por el camino que llevamos hasta llegar a la carretera de Manzanares a Soto. Hay que cruzarla e inmediatamente se toma un camino que va paralelo a la carretera que nos lleva finalmente a Manzanares. Llegamos a las 18.15, cuando ya casi ha anochecido. Estamos reventados pero ha merecido la pena, ya que la ruta ha sido magnífica. En Manzanares nos espera Teresa, nos tomamos unas raciones en el 49 y nos vamos para Las Matas, molidos pero contentos.

LOS SITIOS