GR10 en Guadalajara. De Torremocha del Campo a Cifuentes. Ruta de senderismo que nos acerca al corazón de La Alcarria. Ruta de senderismo en España.

Duracion GR-108,5 Horas.  35,5 Kms
Dificultad GR-10 Fácil, la dificultad estuvo en que nos perdimos varias veces.
Señalización GR-10Aparece y desaparece. Ojo a la salida de Navalpotro, y desde Sotillo a La Inviernas.

cloudCualquiera.  Nosotros la hemos hecho el 14 de Abril de 2.014

Interes Gr-10Medio. Ruta variada que atraviesa muchos ecosistemas.
Mapa Gr10Mapa de la Ruta y Zona
LA RUTA

Este tramo de la GR 10 pensábamos que iba a ser sencillo y fácil, pero al final ha sido complicado porque nos hemos perdido dos veces, lo cual no es muy habitual.

Salimos de Torremocha a las 8.30 am, venimos de Madrid, y nos ha acercado en coche Alsi, compañero de otras rutas. Pasamos por debajo de la A2 y enfilamos recto hacia Fuentesanviñan. Una vez allí tomamos un café en el bar del pueblo y tiramos directamente hacia Navalpotro. La salida, bien indicada con marcas, por el cementerio. Al poco, cruzamos la vía del AVE. El camino discurre suave y pasamos por varios humedales y bosques de robles pequeños, llamados melojo, Quercus Pirenaica.  Encinas, enebros, retamas. Estamos en plena primavera y los pájaros están felices. El día es magnífico, el sol en todo lo alto, y una temperatura perfecta para caminar.

A las 10.25 llegamos a Navalpotro, situado encima de una pequeña colina. Cruzamos el pueblo y las señales desaparecen. Bajamos por la Fuente de los Dos Caños y aquí empieza el problema. Salen tres caminos. No sabemos por dónde tirar, es claro que tiene que ser recto o a la izquierda. Volvemos al pueblo y preguntamos a la única señora que encontramos; nos dice, tras un montón de explicaciones complicadas, que es recto, cruzando el arroyo. ¡Grave error!

OJO, hay que tomar la pista que sale a mano izquierda nada mas pasar la fuente.

Después de las idas y venidas, salimos a las 11.15 de Navalpotro. Nosotros vamos de frente, avanzamos por campos de trigo y en barbecho, y como a la media hora el camino desaparece. Cruzamos sembrados. Decidimos no volver atrás y seguir en la dirección a Cifuentes, que la tenemos clara. Nos internamos en otro bosque de melojos, esta vez muy tupido. Nos hemos perdido, pero ha merecido la pena, ya que vemos en distintos momentos hasta tres cervatillos, que al vernos, salen disparados (son de goma, saltando y corriendo con una majestuosidad y elasticidad increíble).

Estamos perdidos. El paisaje es lunar: roca, roca caliza, enebros, jaras, alguna encinilla, tierra yerma. Nadie. Llegamos a un cañoncillo profundo que nos obliga a buscar el sitio adecuado para bajar. Aquí encontramos un camino, gracias al GPS nos orientamos y tomamos a la izquierda, que a la media hora nos lleva hasta El Sotillo, donde recuperamos las marcas de la GR10. Importante llevar brújula siempre, por si no hay cobertura. Con una brújula y un par de puntos de referencia no hay problema.

Llegamos a Sotillo a las 13. Está encajonado a la entrada del cañon o barranco del Reato. Nos vamos directos al bar, un par de botellines, unas cortecitas y a seguir. Santiago, un paisano, nos indica la salida, bajando hacia el río, y en seguida, nada mas pasar unos álamos y unos nogales, coger un camino a mano derecha que sube la loma. En el alto, ojo, coger el camino a la izquierda que baja al cañón. El camino es muy bonito, con unas formaciones rocosas muy curiosas. Encinares pequeños. Un sube-baja precioso.

Desembocamos en la carretera que va al pantano de Tejera. Aquí nos volvemos a equivocar y vamos a la izquierda. La GR10 va realmente de frente, hay que cruzar la carretera  nada mas llegar a ella, y bajar hacia Las Inviernas. Hasta que nos damos cuenta y volvemos para atrás pasan un par de Km. La bajada no la hacemos por camino, sino por campo a través de nuevo, ya que hemos divisado el pueblo al fondo, en una loma por encima del vallecillo.

Llegamos a las Inviernas a las 15h. Hemos bajado por un barranco a saco, fuera de camino. El pueblo está en alto y vamos a comer algo en el bar de la plaza. Nos atienden fenomenal. Comemos en la terracita la siempre indispensable lata de chipirones en su tinta CUCA acompañada de pan, y un par de botellines.

Eliodoro, el dueño del bar, ya jubilado, nos cuenta su historia de cómo iba en mula desde aquí hasta Navalpotro, Torremocha, intercambiando productos al trueque. Una pastilla de chocolate por un kilo de judías, por ejemplo. Se ganó muy bien la vida, con mucho trabajo, pero siendo muy “espabilao”. Transmite muy buena onda. Es parada obligatoria. Muy buen sitio.

Cafetito y a seguir la marcha hacia Moranchel.

Salimos a las 15.45. El camino es sencillo y discurre por el pequeño valle de Vallunquer. Al fondo se divisa a ratos Moranchel, en un alto.

Antes de llegar, tiramos a mano izquierda y cruzamos el río Tajuña para acceder al pueblo. El camino discurre en subida, pasamos al lado del cementerio y seguimos por un camino amplio hasta la loma desde la que ya divisamos Cifuentes, las curiosas montañas de la Tetas de Viana y las tremendas torres de refrigeración de la central nuclear de Trillo.

Llegamos a las 18.15 a Cifuentes. Allí nos espera Alsi. Damos una vuelta por Cifuentes, disfrutando de sus manantiales, iglesias y plazas y decidimos irnos a tomarnos un cabrito asado a Jadraque, que es un auténtico manjar. ¡Cabrito a la Jadraqueña!, con su salsa secreta y maravillosa.

Otra jornada del GR10 magnífica, esta vez en plena Alcarria.

LOS SITIOS

Bar de la plaza en Las Inviernas

Restaurante La Esquinita, Cifuentes

Barranco del Reato

Pantano de La Tejera